En los países en los que hay inviernos fuertes, todas las casas se ven en la necesidad de instalar unos aparatos llamados radiadores, con el fin de brindarle calor a la infraestructura. Porque, sí, son heladas tan fuertes que cada rincón del hogar puede llegar a congelarse.

Probablemente, lo único malo de estos aparatos es que los radiadores a veces suelen colocarse en áreas donde no lucen muy estéticos que digamos. Pero, no pasa nada, porque gracias a esta información, se puede construir un cubreradiador que le dará otra visual.

Entonces, hacemos unos cubreradiadores?

 

¡Manos a la obra!

Para llevar a cabo esta obra, se requerirán barniz, adhesivo, pintura metalizada en spray, tablas de madera de 200x25x1,7 centímetros, de 79x20x2,7 cm y tablas de MDF de 120x59x0,2 cm, un fondo para la madera, atornillador, una sierra, escuadras para medir, brocha, tornillos y sargentos.

Primero, se deben cortar las piezas de las tablas con ayuda de la sierra. Por supuesto, que con el uso de la escuadra medidora, se sabrá con exactitud el tamaño que cada quien requiera para elaborar el cubre radiador. Una vez determinadas las medidas, se procede a picar.

El siguiente paso es comenzar a atornillar cada pieza de madera. Se deben pegar las tablas de los lados con las superiores, haciendo como una especie de casita de madera. Con ello, se logrará el equilibrio deseado a la estructura.

Trabajo sencillo el del cubreradiador

Próximamente, se procede a cubrir la estructura con la pintura el fondo protector de madera, con la cual, se alargará la vida de la superficie que no se dañará rápido. Casi siempre se recomienda esperar al menos una hora mientras se seca, para luego aplicar el barniz, cuya función también es evitar que se deteriore la madera.

Luego de que hay certeza de que toda la estructura esté completamente seca, se inicia la fase de decoración del cubre radiador. Con la sierra, se cortan las tablas de forma que tenga un diseño atractivo, según el gusto de la persona. Esas tablas servirán de panel frontal, como la tapa o puerta que ocultará el radiador.

Al final, se aplica la pintura en spray, tratando de cubrir lo mayor posible la superficie. Tendrá una apariencia metalizada. Una vez que se seca completamente la pintura en aerosol, se procede a pegar el panel frontal con el atornillador.

Es importante cerciorarse de que el diseño de la tapa del radiador, tenga ventilación a fin de que el calor de éste, pueda circular libremente. Ese panel puede removerse cuando se desee, para limpiar, mantenimiento, etc.

Ese cubre radiador quedará como una linda mesa de sala o habitación, donde se pueden ubicar plantas, cuadros o cualquier adorno. La idea es que el radiador no se vea en el lugar donde fue colocado. Será un aparato hecho a la medida y que no requerirá de una gran inversión de dinero.

También se puede pintar con múltiples colores e incluir a los niños de la casa, invitándolos a diseñar de acuerdo a su imaginación. Solo hace falta disposición y ganas.

 

Cubreradiadores Baratos